En medio de la alabanza y la adoración la presencia de Dios se manifiesta, esta es la razón por la cual en la congregación le alabamos y le adoramos. El propósito de cada canción es glorificar a Dios porque Él ha hecho grandes cosas en nuestras vida, en nuestras familias y en la iglesia, es por ello que reunión tras reunión le cantamos a Él.
 
 
 
 
Que es el ministerio de Alabanza y Adoración?
Es necesario mencionar que el ministerio de alabanza no se restringe solamente a la interpretación musical o a la actividad cúltica. Creemos que la alabanza y la adoración son parte integral de la vida del creyente por lo cual buscamos una experiencia personal de intimidad en la presencia de nuestro Señor, y por eso entendemos la alabanza como más que sólo una actividad religiosa, vale decir, como una verdadera forma de vida.
 
¿Qué hace el Ministerio de Alabanza?
  • Orar para que el Señor nos esté acercando diariamente como iglesia, a tener un corazón de adoración y de exaltación de su gloria.
  • Guiar a la congregación en adoración a través de la música durante el culto dominical y en las que el liderazgo de la iglesia lo considere necesario.
  • Practicar y ensayar las canciones que el líder de alabanza ha apartado como escogidas para el tiempo de adoración congregacional.
  • Difundir en forma material el ministerio al interior de la congregación, permitiendo a los hermanos de la iglesia identificarse con el estilo de adoración que buscamos.
  • Mantenerse en estrecho contacto con el cuerpo de liderazgo de la iglesia, con el fin de compartir las directrices que el
  • Señor ha plasmado en la mente y el espíritu de ellos, con respecto a la iglesia y el ministerio en particular.
  • Capacitar, en la medida de lo posible, a los miembros del ministerio tanto en el área técnica como espiritual, por medio de la participación en congresos, convenciones, cursos, talleres, discipulados, etc., que profundicen el tema de la adoración y que sean de bendición para sus participantes.