Te damos una bienvenida calurosa, no tan solo a nuestro Templo, y no a este espacio virtual quienes nos complacemos en recibirte en el amor de Jesús. Porque esta persona viene en esta Iglesia ya esta familia por que ha sido enviada directamente por Dios ya través del Espíritu Santo. No es un accidente que tengamos el gozo de conocerte.
 
Queremos expresar el amor de Cristo, estamos ansiosos por conocer y emocionarnos por tener la oportunidad de compartir con ustedes una manera especial en el evangelio y la forma en la que Dios ha actuado y trabajado en esta iglesia y en la vida de cada uno de sus miembros.
 
Descubrirás que esta es una verdadera familia, rica en comunión, amistad y relación espiritual, que se traduce en la bendición de Cristo y crece la junta, adorando y sirviendo a Dios. En esta familia reímos, lloramos y nos gozamos porque somos hombres transformados por el Espíritu Santo.
 
Confiamos en el Señor que te encuentras en este espacio aliciente para tu espíritu a través de la palabra, una forma directa de comunicación con la Iglesia y la participación interactiva con los mensajes que son importantes, edificadores y que han impactado tu vida. Nuestras puertas, nuestros corazones están abiertos y dispuestos a darte una vez mas la bienvenida. No olvides que este espacio virtual se alimenta con tus aportes. Esperamos saber de ti muy pronto, ven a visitarnos.